La alimentación animal, clave para nuestra salud

Ternera de La Alacena

Ternera de La Alacena

El orígen y el estado de las carnes que consumimos es un tema que siempre nos ha preocupado, pero últimamente son mayores las preguntas a raíz de haberse conocido el fraude que diferentes cadenas de alimentación, han llevado a cabo al incluir carnes procedentes de otros animales sin añadirlas en el etiquetado final. Que podamos acceder a toda la información respecto al producto que estamos adquiriendo es un derecho, pero mucho más importante es si cabe, conocer cómo se ha alimentado a las reses, aves u ovinos que consumimos. La forma de alimentación de los animales es fundamental para que el ser humano obtenga los nutrientes y vitaminas para que goce de una buena salud.

Ya en 2003 se avivó el debate tras el problema de la enfermedad de Las Vacas Locas o encefalopatía espongiforme bovina, una enfermedad que por lo que se determinó, apareció al alimentar a los animales con productos que contenían restos de esas propias famílias de animales, algo contranatura. Ahora, con el problema de las carnes picadas, se ha vuelto a abrir el debate.

Algunas de las malas prácticas que se han llevado a cabo a la hora de la alimentación animal, ha sido la de incluir en sus dietas sustancias que favorecían el engorde de los animale,s de una manera más rápida pero menos saludable. En 2003, la revista Eroski Consumer publicaba un especial titulado  Carne y Hormonas muy interesante en el que se destacaba que algunas sustancias que se utilizaban por aquel entonces, podían producir alteraciones hormonales en el ser humano pero :

no veríamos los síntomas propios tras la ingestión como es un cierto incremento del apetito, incremento de peso, en algunos casos mayor actividad sexual, pero también se puede incrementar el vello, modificaciones relacionados con los caracteres sexuales secundarios, entre otros. Por todo ello, no es destacable la intoxicación aguda sino la crónica.

Fotografía de Valles de Esla

Fotografía de Valles de Esla

Es decir, que las consecuencias las podríamos apreciar a argo plazo.

Una solución pasaría por la utilización de piensos ecológicos con los que podamos asegurar que no se está rompiendo la cadena alimentaria del animal en ningun momento. La semana pasada publicaban en Agroterra una entrada sobre estos, en la que afirman, entre otras cosas, que los piensos ecológicos han pasado de ser una moda a ser casi una necesidad. Además añaden en su entrada que:

La ganadería saludable comienza con una alimentación saludable, por eso nuestros productos pueden dar unos parámetros altos en cuanto a la calidad del producto final.

Otras formas de conseguir carnes naturales es proporcionar al animal la calidad de vida que se merecen, alimentándolos en libertad controlada con actividades de pastoreo tradicionales y extensivos, como realizan por ejemplo, en la Asociación de Ganaderos de León.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s